Esta serie de artículos va dirigida a todas las personas que sienten curiosidad por los Bancos por Internet pero no saben o no se atreven a acceder a ellos.

Rentabiliza tus ahorros

Hace ya muchos años que trabajo con los bancos por Internet. Empecé en 1999 con la banca por Internet de Bancaja (Bancaja Próxima), aunque sólo lo utilizaba para consultar las cuentas, ya que al ser un banco tradicional las comisiones por operar (transferencias, valores,…) eran muy altas. A principios del año 2001, veía por televisión la insistente publicidad de ING Direct explicando las bondades de la Cuenta Naranja que por aquel entonces daba un 5% TAE, de la mano de Matías Prats… Tanta era la insistencia que pensé en informarme un poco sobre el tema ya que tenía unos ahorros y ofrecían una rentabilidad atractiva que no ofrecían los bancos tradicionales. Consulté el Registro de Entidades del Banco de España y comprobé que ING Direct era una entidad registrada legalmente como “ING DIRECT, N.V. Sucursal en España” con licencia para operar como entidad financiera. Así que me decidí a entrar en la web de ING Direct y empecé con los trámites para abrir la Cuenta Naranja. Después de una inscripción on-line, me llegó un sobre a casa con la documentación, que devolví firmada y con la fotocopia del DNI, todo a portes pagados por ING.

Sede del Grupo ING en Amsterdam (Holanda)

Sede del Grupo ING en Amsterdam (Holanda)

El funcionamiento de ING Direct y la Cuenta Naranja se hace mediante cuentas asociadas (hasta 3) que es necesario tener en otros bancos, ya que ING no tiene (tenía) sucursales físicas donde ingresar y sacar dinero. Mediante una transferencia desde cualquier cuenta asociada o domiciliación desde ING se pueden hacer los ingresos. La transferencia desde banco tradicional puede tener una comisión (ahora ya hay bancos tradicionales que no cobran, como Bancaja o Santander), con lo que es más ventajoso domiciliar el ingreso, es decir, que ING te lo coja de la cuenta, tal como hacen todos los meses las compañías telefónicas o eléctricas para cobrarse los recibos. El único problema en las domiciliaciones de ING es que hay un límite de cantidad, que creo que ahora mismo son unos 6000 euros. Para cantidades mayores hay que utilizar las transferencias o creo que también cheques (nunca lo he probado), además de orden de traspaso de efectivo, que es una solución del Banco de España desde hace algunos años (en 2001 no existía) que sirve para traspasar cantidades importantes de dinero entre cuentas de diferentes entidades pero con el mismo titular, aunque requieren la firma del papel de la orden.

Después del primer ingreso descubrí que era cierto aquello del 5% TAE con total disponibilidad, y que cuando necesitaba el dinero desde la web hacía una transferencia totalmente gratuita de ING a alguna de mis cuentas asociadas. He llegado a tener bastante dinero en ING y nunca he tenido ningún problema, obteniendo una alta rentabilidad con total disponibilidad y sin ninguna comisión, ni de mantenimiento ni por transferencias. Evidentemente, conforme los tipos de interés fueron bajando la rentabilidad de la Cuenta Naranja también disminuía, aunque ahora también ha subido cuando lo han hecho los tipos oficiales. De hecho, ahora mismo creo que está en un 3% TAE, aunque se ofrecen despósitos al 6% para nuevos clientes e incrementos de saldo.

En próximos posts contaré más sobre mi buena experiencia operando con bancos por Internet.

Este post también lo encontrarás en Inversión y Ahorros.

Etiquetas: , , , , ,
Deja una Respuesta